En cualquier conversación sobre la cocina tradicional asturiana aparecerá la fabada sin excepción. Es nuestro plato estrella, el más conocido y realmente creemos que nos hace justicia pues ofrece un sabor intenso que reconforta tras una dura jornada de trabajo.

Sin embargo, la cocina asturiana tiene mucho más que ofrecer. Asturias en una tierra rica en fauna y vegetación, gracias a su emplazamiento entre las montañas y el mar. Nuestra cocina, también combina lo mejor de la ganadería con las piezas tradicionales de la caza.

Puesto que somos una región con una gran tradición de duro trabajo, los platos suelen ser energéticos y pensados para recuperar fuerzas. El cachopo es un buen ejemplo de ello y ha resistido bien el paso del tiempo pues suele ser del gusto de los jóvenes.

La sidra es otro de los emblemas de Asturias y como es lógico no solo la disfrutamos en la bebida sino también para cocinar. El chorizo a la sidra es la tapa ideal cuando se toma un tentempié para seguir después con nuestras actividades diarias. El particular sabor del embutido con la sidra y el pan no te dejará indiferente. Otro plato excelente es la merluza a la sidra, que siempre da buen resultado con los amantes de este pescado.

Tampoco pueden faltar los arroces y el marisco, o mejor aún platos que los combinan a la perfección. En nuestro restaurante, podrás disfrutar de una excelente paella de mariscos, arroz con bogavante, arroz con centollo o una excelente parrillada de mariscos para dos personas. Nuestros visitantes tienen la oportunidad de probar los platos tradicionales de la cocina asturiana, preparados con los mejores ingredientes y cocinados de forma casera. El sabor original de estos platos, es tan espléndido que consideramos que cambiarlos con innovaciones no tiene sentido, cuando lo que se quiere es dar una muestra fiel de nuestra cocina.